Viajar es sinónimo de experimentar nuevas sensaciones. Las grandes ciudades ofrecen gran cantidad de propuestas de cocina y Buenos Aires no es la excepción. Como toda metrópoli, podemos encontrar comida de todo tipo para todos los gustos: china, francesa, italiana, tailandesa, armenia, japonesa…lo que busques, está. Pero lo que realmente no interesa es dar con los clásicos, los menúes típicos del lugar, esos platos que no te podés ir sin probar y que caracterizan los sabores propios de nuestra ciudad y que a su vez hablan y describen nuestra cultura.

En este artículo te vamos a dar una guía de platos clásicos argentinos para que tu viaje de placer, estudio o trabajo tenga su momento de disfrute gastronómico. ¡Vamos a lo importante!

Milanesa con papas fritas. Este corte de carne fino viene rebozado con pan rallado, la mayoría de las veces saborizado y se suele acompañar con papa s fritas o papas fritas a caballo (con un huevo fritoarriba), puré o ensalada. La milanesa puede ser frita o al horno, de carne, de pollo e incluso de cerdo. También hay variantes con agregados varios: napolitana, con tomate y queso, es una de nuestras preferidas. ¡Una delicia inolvidable!

Milanesa napolitana con papas fritas

Empanadas. Suelen pedirse como entrada pero muchos somos fans de ellas y las tomamos como plato principal. Se trata de una masa criolla que contiene variados y exquisitos rellenos. La más clásica es la de carne, ¡claro! Puede ser carne suave, picante o cortada a cuchillo. También hay de pollo, humita (una preparación típica cuyo ingrediente principal es el choclo), jamón y queso –un sabor que no falla para los chicos-  queso y cebolla, o sabores más gourmet como panceta y ciruela o roquefort y nuez. Cada provincia del país tiene una receta y especialidad distinta. Súper recomendadas.

Empanadas criollas al horno

Pizza. ¿Cuando te dicen pizza pensás en Italia? ¡Cuando pruebes la pizza argentina vas a soñar con Buenos Aires! Si bien hay que reconocer que el origen de la pizza está en el viejo continente, sin desmerecer podemos decir que le hacemos una intensa competencia! La pizza argentina es distinta: más contundente, más cargada de ingredientes, muy sabrosa y crocante, y lo mejor….es para compartir. Puede pedirse a la piedra (finita y crocante) o media masa, un invento argentino que consiste en una masa más gruesa. Ideal acompañar con cerveza tirada 🙂

PIzza de jamón y morrones

Asado. No olvidemos que la carne argentina es considerada una de las mejores del mundo, razón suficientes para probar este clásico de los domingos (aunque si estás de vacaciones podés hacerlo cualquier día de la semana ;). Hacer un asado no es sólo cocinar la carne sino que implica un verdadero ritual: cada asador tiene su técnica en cuanto a la elección de la carne, cómo prender el fuego (se hace asando la carne con brasa de carbón o leña) y con qué acompañarlo. Si bien asado es un corte de carne, se llama de la misma forma al proceso de cocción que por lo general incluye otros cortes: matambre de cerdo, pollo, achuras, ajíes asados y otras verduras. Su sabor ahumado te va a enamorar, no dejes de probarlo!

Asado con brasero

Pastas rellenas. Otro clásico que a su vez nos une y nos diferencia de la península itálica. Sabemos que las pastas son un clásico italiano, pero en argentina nos gusta reversionar platos, y este es un claro ejemplo: ravioles, canelones, lasaña, fideos rellenos,  acompañados de riquísimas salsas y el toque final de queso rallado parmesano. Es más habitual comerlas acá que allá, un plato casero imperdible!

Agnolotti con salsa pomodoro y albahaca

¿Qué te pareció esta selección de platos?

Te prometemos un futuro artículo contándote cuáles son los postres que no podés dejar de probar!

Compártelo/Share it:


¿Viniste a conocer el centro de Buenos Aires? Si bien no es el centro geográfico de la ciudad, le decimos “centro” a la zona donde se ubican las oficinas, las grandes empresas tienen sus sedes, los bancos sus casas centrales, se encuentra la casa de gobierno y muchos otros atractivos más. Nuestra bella Buenos Aires tiene muchos encantos. Podrás recorrerla sin cansarte de encontrar recovecos estupendos. Quienes la conocemos sabemos que hay lugares que no podés dejar de visitar en tu próximo viaje.

Como tenemos muchos lugares hermosos que descubrir, vamos a hacerlo en varias entregas. Esta es la primer selección que realizamos para que puedas organizar tus recorridos. En este artículo recopilamos 5 lugares para que descubras y disfrutes en tu viaje a la reina del plata.

Obelisco. Ubicado en la Intersección de la avenida 9 de julio y Corrientes, este emblema constituye una figura que nos representa en todo el mundo. Ícono por antonomasia, fue fundado con motivo del aniversario de los 400 años de la primera fundación de la ciudad. Posee 206 escalones con 7 descansos a los largo de sus 68 metros. La foto con el obelisco es postal obligada para los visitantes de la ciudad.

Obelisco porteño desde calle Corrientes. Foto @travelbuenosaires

Avenida de Mayo. Inaugurada en 1894, fue la primer avenida que tuvo la ciudad. A lo largo de sus pintorescas 10 cuadras se puede recorrer el paseo que une Plaza de Mayo con la Plaza del Congreso. Durante muchos años fue el centro cultural e intelectual de la ciudad, ubicándose en sus veredas edificios que albergaron diarios de gran tradición como La Prensa y La Razón. La imponencia de su arquitectura de estilo neoclásico francés refleja un espíritu de época de gran desarrollo y fulgor y pone de manifiesto las influencias de las primeras oleadas inmigratorias.

Avenida de Mayo.
Foto @travelbuenosaires

Café Tortoni. Ubicado sobre la mencionada Avenida de Mayo, este bar de notables es el mas antiguo de la ciudad. Fundado en 1858, se caracterizó por ser el centro de la bohemia de la Belle Epoque porteña. Fue frecuentado por grandes escritores, pintores y artistas: figuras célebres como Borges, García Lorca, Alfonsina Storni y Quinquela Martin ocuparon sus mesas y disfrutaron de sus conciertos, y se dice también que Gardel tenía una mesa de su preferencia siempre reservada.

Fachada del Café Tortoni, emblema de la bohemia porteña.
Foto @travelbuenosaires

Teatro Colón. Uno de los teatros líricos más importantes del mundo. La perfecta combinación de sus materiales y su forma de herradura logran un teatro con acústica perfecta. Se destacan su cúpula pintada por el artista Raúl Soldi y su diseño barroco pero austero con terminaciones de mármol de Carrara. Fue inaugurado el 25 de mayo de 1908 con la ópera “Aida” de Verdi y en su escenario han brillado las figuras más esplendorosas de la lírica y la danza mundial. El teatro cuenta con talleres propios en el subsuelo en donde se realizan las producciones de sus espectáculos. Podés consultar las visitas guiadas en este enlace.

Teatro Colón, escenario y palcos. Foto @travelbuenosaires

Calle Florida. Esta hermosa peatonal se extiende a lo largo del microcentro porteño,uniendo la plaza San Martín con la avenida Rivadavia. Espacio de paseo y de locales comerciales, supo ser el escenario del esparcimiento de la elite aristocrática, teniendo su momento de apogeo en la primera mitad del siglo XX. En su recorrido se destaca el edificio de las galerías Pacífico, un palacio construido a fines del siglo XIX pensado como lugar de encuentro y expresión de la moda mundial, declarado patrimonio cultural de la ciudad, en el que actualmente funciona un shopping .

Calle Florida. Su trazado se remonta a la época de la colonia. Foto @travelbuenosaires

Esto es apenas un comienzo de todo lo que el centro porteño tiene para ofrecerte. Buenos Aires te regala una gran cantidad de bellezas para que disfrutes. En el próximo artículo seguiremos compartiéndolas con vos!

Compártelo/Share it:

Si te gusta disfrutar del aire libre, los espacios verdes y la belleza natural, este es un lugar que tenés que conocer en tu visita a Buenos Aires.

Se trata del Jardín Japonés, el más grande de su tipo de todo el continente. Fue inaugurado en mayo de 1967, con motivo de la visita del entonces heredero del trono imperial, príncipe Akihito y su esposa Michiko. Se ubica en la zona de los bosques de Palermo, frente al Rosedal.

Este hermoso espacio es una emulación de los parques típicos de japoneses del tipo zen, pensados como lugares destinados a la contemplación y a la meditación. Formado por característicos puentes, lagos, islas y cascadas, este parque es un oasis de silencio en medio de la tumultuosa ciudad.

En tu recorrido por el parque descubrirás una gran torre: se trata de un farol de piedra tradicional japonés. Fue obsequiado al país con motivo de los 150 años de la Revolución de Mayo y en torno a él, más tarde, se fundaría el jardín.

Farol de piedra tradicional japonés
Farol de piedra tradicional japonés

El jardín es sí mismo es una representación de Japón, tanto de su cultura como de su geografía. Su estructura, así como la presencia de rocas en las márgenes de los lagos, hace referencia al carácter insular del país, mientras que sus puentes esconden un interesante simbolismo. Su conocido puente curvo, difícil de transitar pues conduce a la isla de los dioses y los tesoros, y el puente en forma de zigzag, que representa a su vez la toma de decisiones por las que todos debemos pasar a lo largo de nuestras vidas. Estos puentes permiten cruzar los lagos, en cuyas aguas de poca profundidad pueden admirarse coloridas y grandes carpas del tipo koi, llamativos peces color naranja que pueden ser alimentados por los visitantes.

Puentes recto y curvo - Jardín Japonés
Puentes recto y curvo – Jardín Japonés

Hermoso para visitar en cualquier época del año, posee numerosas especies de árboles y flores, lo que le otorga un gran colorido y una armonía muy especial. Enormes caminos coronados con azaleas, así como la hermosa hoja del ginkgo biloba y los cerezos Sakura, que representan la felicidad efímera y la fugacidad de la vida e invitan a la contemplación. También se pueden apreciar pinos, bambúes y diversas plantas japonesas.

Paseo de las azaleas, Jardín Japonés
Paseo de las azaleas, Jardín Japonés

Además  de las bellezas naturales, el parque posee varias instalaciones:

-Un vivero con una interesante variedad de bonsái, kokedamas, orquídeas y los típicos faroles de cemento.

-Un restaurant que se especializa en sushi y una tradicional casa de té emplazados en una vistosa pagoda.

-Un centro cultural con exposición de elementos de la cultura japonesa y una sala de lectura.

-Una tienda de artesanías típicas japonesas donde se pueden adquirir productos típicos como origamis.

La entrada al jardín japonés es arancelada pero se pueden disfrutar de visitas guiadas gratuitas, y también hay días de entrada sin cargo para residentes argentinos presentando dni.

Compártelo/Share it:

El Tigre es uno de los espacios verdes más importantes de la costa rioplatense. Ubicado en el extremo norte del Gran Buenos Aires y a una distancia de 34 kilómetros de la ciudad capital, esta pintoresca localidad constituye un fantástico pulmón verde para actividades recreativas. El partido debe su nombre a un yaguareté que -según cuenta la leyenda- habría hecho destrozos en las casa de los primeros pobladores de la zona.

Sitio ideal para escapadas de fin de semana largo, retiro a la naturaleza y desconexión del caos citadino, ofrece tanto paseos recreativos como arte, cultura, gastronomía y diversión. Es un lugar que brinda muchas opciones para paseos, tanto en familia como en pareja o con amigos.

En este artículo te vamos a mostrar algunos lugares imperdibles que no te podés perder si estás de paso por estas tierras.

Puerto de frutos. Originalmente y como su nombre lo indica, el lugar constituía un mercado en donde se comercializaban frutas, verduras, maderas y otros objetos producidos por los pobladores del Delta. Hoy, transformado en un paseo de compras a cielo abierto, este extenso recorrido expone numerosos locales de venta de muebles rústicos, objetos de decoración, y los conocidos objetos de mimbre y rattan, así como decoración para jardines y artesanías. También podrás encontrar espacios de diseño de autor y exposiciones.

El Delta. El Delta es una formación del Río Paraná y sus afluentes, caracterizada por concentrar numerosas islas bajas hasta llegar a su desembocadura, en el Rio de La Plata. Estos abundantes cursos de agua, con su flora y fauna típica de un clima tropical, son el escenario ideal para varios recorridos: las lanchas colectivas y catamaranes, con varias salidas diarias, podrás navegar el Delta como paseo, o también pasar un fin de semana en alguna de las numerosas islas que cuentan con hosterías y cabañas con una variada oferta de precios y gustos. También se pueden alquilar cabañas para pasar el día, algunas cuentan con parrillas e incluso botes a remo para dar paseos por cursos de agua internos.

delta tigre
El Delta y sus muelles. Foto @TurismoTigre

Museo de Arte de Tigre. Emplazado en un hermoso edificio histórico (ex Tigre Club) formado por dos plantas y una increíble galería exterior, este museo abre sus puertas de miércoles a domingos y feriados de 9 a 19 hs. Contiene una colección permanente de arte argentino de los siglos XIX y XX y exposiciones que varían según la época del año. Entrada $75.

Gastronomía. A lo largo de estos recorridos, tanto dentro del puerto de frutos como afuera, podrás encontrar una variada y deliciosa oferta gastronómica. Desde barcitos ideales para un rico brunch de domingo, pasando por restaurantes más refinados con una carta más variada y locales de comida rápida. Pero si tenemos que elegir algún lugar nos quedamos con las clásicas “parrillitas”: locales más tradicionales donde sirven cortes de carne locales como el asado, el vacío y las achuras. Imperdibles.

Parque de la Costa. Un atractivo parque de diversiones de gran dimensión, con una interesante propuesta lúdica, tanto en invierno como en verano. Cuenta con juegos de adrenalina (montañas rusas), juegos familiares (autos chocadores, vuelta al mundo, samba), juegos para lo más pequeños y propuestas de realidad virtual.

Podés llegar en auto, tren, colectivo o barco. Para ver cómo llegar, hacé click en este enlace.

Compártelo/Share it:
Translate »